Laguna de la Niña Encantada

En el Valle de Los Molles, desviándonos solo un poco de la R.222 nos encontraremos con un impactante espejo de agua color esmeralda rodeado por acumulaciones de basalto y otros residuos volcánicos que parecen jugar con sus propias sobras a lo largo del día, formando diversas figuras que invitan a liberar la imaginación.
La bellísima laguna ha sido motivadora de varias leyendas, la más conocida y querida por los lugareños es la de Elcha, la desventurada  hija de un cacique de la zona.

Al lugar se accede con facilidad, luego de unos 500 mts de camino de ripio donde se debe dejar el vehículo para cruzar el río Salado por un angosto puente de hierro y caminar algunos metros para llegar al predio donde se encuentra la laguna..

En la laguna se abona entrada, el costo suele estar al rededor de $100.- con descuento para menores de 12 años y jubilados 
El lugar cuenta con baños muy bien cuidados.
Se puede visitar hasta las 19hs

Cuenta la leyenda que había una hermosa aborigen llamada Elcha, reconocida en la tribu por su belleza.
Elcha había crecido con un compañero que no era de la nobleza pero a medida que pasaba el tiempo, crecía entre ellos un sólido amor.
La bruja de la tribu, enterada de que esa amistad se estaba transformando en algo más, para evitar esa unión convenció al padre de Elcha de casarla con el hijo del patriarca pehuenche y asi de paso frenar los enfrentamientos entre ambas tribus.
Elcha fue informada de los planes.
La noche anterior a la ceremonia, que la alejaría de su felicidad para siempre, desesperada, se lo comunicó a su amado y decidieron escapar juntos.
Minutos más tarde, enterados de la huida, ambas tribus partieron en persecución con la bruja al mando.
En la huida la pareja se encontró con un abrupto corte de la superficie que terminaba en una laguna al voltear la luz de los relámpagos iluminó a sus perseguidores, quienes estaban muy cerca por lo que al sentirse acorralados, decidieron arrojarse al agua atrapados en un cálido abrazo.
La primera en llegar y asomarse a la laguna fue la bruja, en el instante en que lo hizo, una poderoso rayo se descargó sobre ella, dejándola petrificada. El resto de los perseguidores también se acercaron temerosos y vieron reflejada en la superficie, cual espejo la imagen de Elcha.
Según la posición del sol, al elevar la vista desde la laguna, se puede  ver la figura de la bruja petrificada y algunos dicen vislumbrar a la hermosa Elcha en el espejo de agua.

Contactanos: